fbpx

El Parlamento sandinista pide a Ortega que saque a Nicaragua de la OEA

Los parlamentarios sandinistas de la Asamblea Nacional de Nicaragua solicitaro ayer a Daniel Ortega
que denuncie la Carta de la Organización de Estados Americanos (OEA), una acción que ya ha hecho Venezuela anteriormente y que consiste en que el país salga de dicho organismo. Ayer por la tarde fue aprobada una resolución en la que, además, se tacha al sistema Interamericano de ser «injerencista» y «violar la soberanía nacional» por su reciente resolución que desconoce los resultados electorales del 7 de noviembre. Todo indica que el régimen de Ortega prefiere salirse por su cuenta antes de ser expulsado.

«La resolución de la OEA celebrada del 10 al 12 de noviembre, es irrespetuosa, ilegítima y absolutamente ignorante de los principios que fundaron este organismo internacional», dijo Gustavo Porras, presidente del Parlamento y sancionado por el Departamento del Tesoro de los EE. UU., y más recientemente por Reino Unido. La resolución también solicita un revés político, pues se pide que todos los poderes del Estado denuncien los actos de la OEA y cierren filas con Ortega, incluído el Ejército.

La proclama fue aprobada con 83 votos a favor y ninguno en contra. El Frente Sandinista mantiene el control del Parlamento a través de la mayoría absoluta. Mediante esta instancia ha dispuesto cualquier ley ordenada desde el Ejecutivo.

«Este tipo de medidas (la denuncia a la Carta de la OEA) son las únicas medidas que la dictadura puede adoptar teniendo en cuenta que están a punto de ser suspendidos con la Carta Democrática. No creo que esto se trate de una medida de salida definitiva, porque no tienen a la larga mucha efectividad. Del sistema interamericano no se puede salir así de fácil. Nicaragua puede dejar de enviar a su embajador si quiere, pero la salida es un proceso muy largo», explicó el politólogo Pedro Fonseca a ABC.

La respuesta del Parlamento llega pocos días después de que en Guatemala se aprobara una nueva resolución con la que se dio inicio a la aplicación de la Carta Democrática

La respuesta llega pocos días después de que en Guatemala se aprobara una nueva resolución con la que se dio inicio a la aplicación de la Carta Democrática. A finales de mes, el organismo valorará qué nuevas acciones se tomarán para presionar al régimen de Nicaragua. El documento titulado ‘La situación de Nicaragua’ concluye que «las instituciones democráticas en Nicaragua han sido seriamente socavadas por el Gobierno». Luis Almagro, secretario general de la OEA, afirmó durante las sesiones que la aplicación de la Carta Democrática sería el próximo paso a dar. «El tema de la crisis política en Nicaragua está en la agenda de la organización», agregó en una conferencia previa a la instalación de la 51 Asamblea General en Guatemala.

La votación obtuvo 25 votos a favor y solo uno en contra —el de Nicaragua–. La sorpresa de la jornada la marcó Argentina, cuya política hacia el régimen cambió tras su voto favorable.

Argentina y México se alejan de Ortega
Argentina y México han dejado atrás sus ambigüedades tras la última sesión de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA). Ambos mantuvieron en pasadas sesiones un abstencionismo que generó diversas críticas. Pero este se rompió el pasado 12 de noviembre, primero con el voto a favor de Argentina y luego con la llamada a consulta del embajador mexicano en Nicaragua, Gustavo Alonso Cabrera, a petición del Gobierno de López Obrador.

«La Argentina reitera su compromiso con la defensa de los derechos humanos, que para nuestro país representa un valor superior e irrenunciable», dijo el vicecanciller argentino Pablo Tettamanti durante su intervención. El diplomático también pidió una «evaluación colectiva inmediata» de los resultados de las votaciones. De esta forma Argentina marcó distancia con Nicaragua y sostiene que la salida a la crisis del país tiene que pasar por un diálogo. «La Argentina cree firmemente que la mejor forma de superar nuestras diferencias ha sido y seguirá siendo el diálogo. Nunca las sanciones o los bloqueos, que en nuestro hemisferio sólo han llevado a resultados negativos», enfatizó.

Por su parte, México llamó a consulta a su embajador en un gesto diplomático que en algunos casos evidencia el deterioro en las relaciones de los dos países. Luz Elena Baños, embajadora de México en la OEA, dijo al portal de noticias ‘Proceso’ que la decisión fue tomada debido a la preocupación del país sobre el proceso electoral del siete de noviembre.

En junio, ambos países intentaron crear puentes con el régimen para propiciar una negociación. Tanto México como Argentina suscribieron un comunicado en conjunto en el que manifestaron su «preocupación» ante la oleada de detenciones que ejecutaron los mandatarios con el fin de silenciar a los opositores. Las disposiciones no cayeron en gracia al Gobierno de Ortega, quien ignoró cualquier llamamiento al diálogo y continuó encarcelando a disidentes.

Leave a Reply

%d bloggers like this: