fbpx

Q’Hubo News

Connecting you

Honduras decide hoy su futuro en las urnas con una fuerte polarización social

Los hondureños acuden hoy a las urnas con los fantasmas de un golpe de Estado, polarización social y el temor a que en el país se den nuevas revueltas como las que sacudieron a la nación centroamericana en 2017. El futuro es tan incierto que los hondureños no esperan mucho. La sociedad teme que se repita un nuevo fraude, como el que ocurrió en las pasadas elecciones generales, en las que el presidente Juan Orlando Hernández se reeligió como presidente y se prevé una materialización de la polarización en el país, dividido entre la vuelta del ‘zelayismo’, que se perfila como la opción más probable en las encuestas, o la perpetuidad del oficialismo. Negocios y establecimientos han preferido cerrar desde ahora y colocar barricadas en las entradas.

El país está abandonado a su incertidumbre, y así también lo está el futuro de Hernández, quien carga a sus hombros graves acusaciones de corrupción y narcotráfico. Hasta el momento, solo se puede especular lo que pasará con él, aunque para algunos analistas no hay duda que intentará evitar entregarse a la justicia. Hace poco, la figura de Hernández se vio manchada por la condena a cadena perpetua de su hermano en Estados Unidos. Tony Hernández, de 42 años, fue hallado culpable de participar en la importación de 185.000 kilos de cocaína a suelo estadounidense. Los fiscales norteamericanos abrieron una investigación contra el presidente, quien fue señalado de co-conspirar en el juicio de Tony y de Geovanny Fuentes Ramírez.

Quince candidatos
Para Tiziano Breda, analista para Centroamérica de Crisis Group, Hernández tiene un «especial interés» en asegurar la victoria del Partido Nacional mediante el candidato Nasry Asfura, un personaje bastante opaco en la política hondureña. Asfura fue acusado por malversación de 17,4 millones de lempiras hondureñas (unos 640.000 euros) entre 2017 y 2018. Su nombre también apareció en los Papeles de Pandora, una gigantesca filtración periodística sobre cuentas ‘offshore’ de personalidades y políticos que superó a los Panamá Papers.

«Esto aumentaría su posibilidad de evitar posibles procesos judiciales (contra Hernández), que pudieran darse cuando perdiera su inmunidad. La manera de cómo va a influenciar el proceso queda en el campo de la especulación. Creo que está en una posición muy difícil. Ha mantenido una relación muy cercana a las fuerzas armadas quienes son las garantes del proceso electoral», explicó a ABC Breda.

Así, Honduras llegará a las urnas tras una intensa campaña política que tiene a todas las ciudades del país abarrotadas de los rostros de los quince candidatos que se disputan la Presidencia. Por primera vez en la historia, un número tan alto de aspirantes estarán estampados en la papeleta electoral. Sin embargo, son tres los principales partidos del país: en primer lugar está el oficialista Partido Nacional, cuyo candidato es Nasry Asfura; el Partido Libertad y Refundación, liderado por Xiomara Castro, pareja del expresidente Manuel Zelaya; y el Partido Libertad, con el empresario Yani Rosenthal.

Para Breda, la lista de candidatos es la muestra de una oposición hondureña fragmentada: «Algunos temen que la proliferación de estos partidos sea alentada para beneficiar a otros como el Partido Nacional», agregó el experto. No obstante, en el país prima la desconfianza hacia los árbitros electorales. «A pesar de que se hayan dado mejoras en el sistema electoral y se suspendió al Tribunal Supremo Electoral, que fue cercano al partido de Gobierno, no se ha logrado recuperar la confianza en la institucionalidad, que es una de las más bajas en Latinoamérica», dijo.

El organismo que regirá estas elecciones es el Consejo Nacional Electoral (CNE), cuyas funciones serán técnicas, logísticas y operativas de la contienda. Será la primera vez que este órgano funja de árbitro en unas votaciones, pues nació tras una reformas electorales realizadas en el país 2019. La institución se rige por tres concejales suplentes y tres concejales principales, uno de cada partido político mayoritario.

Además del presidente, serán electos 128 diputados titulares al Congreso de Honduras, y 128 suplentes; 20 diputados al Parlamento Centroamericano; 298 alcaldes y 298 vicealcaldes, así como 2092 regidores. Quien logre tener las llaves del Congreso podrá seleccionar al fiscal general y otros cargos claves para los contrapesos. En el marco de la elección presidencial, de los 15 candidatos que concurren, solamente cuatro tienen posibilidades de hacerse con el poder, de los cuales dos son los claros favoritos: Nasry Asfura y Xiomara Castro, dos conocidos de la política hondureña que se juegan más que la Presidencia.

%d bloggers like this: