fbpx

Q’Hubo News

Connecting you

Londres y Bruselas se dan una semana para evitar la ruptura

La Unión Europea y el Reino Unido se han dado una semana más para tratar de resolver sus diferencias sobre el Protocolo Irlandés después de una reunión en Londres entre el enviado de la Comisión, Maros Sefcovic, y el ministro británico para el Brexit, David Frost. Sefcovic compareció solo ante los periodistas para celebrar lo que definió como un «cambio de tono» en el discurso de Frost, pero este informó en un comunicado que la amenaza de invocar el artículo 16 del Protocolo, equivalente a su derogación, sigue sobre la mesa.

Sefcovic, que había llegado a Londres exigiendo que los británicos diesen pasos en dirección a las posiciones de la UE, confirmó que las conversaciones continuarán por quinta semana para buscar soluciones a los asuntos más controvertidos, empezando por la eliminación de más trámites en las inspecciones de medicinas, teniendo en cuenta que en todo el Reino Unido se está agravando la epidemia de Covid-19. Aparte de esta declaración sobre el tono de su interlocutor no hubo ningún avance, ni siquiera mínimo, en lo que respecta a la jurisdicción del Tribunal Europeo de Justicia, que sigue siendo la principal «linea roja» para el Reino Unido y para la UE.

«Reconozco y acojo con satisfacción el cambio de tono en el diálogo con David Frost y espero que esto conduzca a resultados tangibles para los norirlandeses», dijo Sefcovic quien adelantó que ahora «tenemos que avanzar seriamente en el transcurso de la próxima semana. Esto es particularmente importante en lo que respecta al tema de los medicamentos que está ahora en la mente de todos» en el Ulster.

Espíritu constructivo
Un portavoz del gobierno del Reino Unido dijo que «hasta ahora las conversaciones se habían llevado a cabo con un espíritu constructivo» y que se había «subrayado que para avanzar, era importante aportar nueva energía e ímpetu a las discusiones» por lo que «se intensificarán las conversaciones la próxima semana en Bruselas sobre todos los temas, prestando especial atención a los medicamentos y las cuestiones aduaneras».

La cuestión de las medicinas podría tener finalmente la virtualidad de mostrar un caso práctico de aplicación del Protocolo y servir de modelo para otros sectores. En todo caso, Sefcovic reconoció expresamente que la UE está abierta a reformar su propia legislación si es necesario, a cambio de que el Reino Unido mantenga una posición constructiva. «Prefiero tener una solución conjunta con el Gobierno del Reino Unido, pero si vamos a modificar nuestra propia legislación de la UE, algo a lo que nos comprometemos, debemos encontrar esta solución rápidamente. Por tanto, intensificaremos nuestras conversaciones la semana que viene. Estoy convencido de que la cuestión de los medicamentos podría ser un modelo de cómo abordar y resolver juntos las cuestiones pendientes. Así que la semana que viene, también discutiremos otras cuestiones, incluida la reducción significativa de los trámites burocráticos relacionados con las aduanas, con miras a lograr avances importantes».

Y en un tono más general, el vicepresidente de la Comisión insistió en que Bruselas «trabaja las veinticuatro horas del día para ofrecer tales soluciones y estabilidad y previsibilidad a Irlanda del Norte» y que en contrapartida «esperamos que las soluciones prácticas prevalezcan sobre cualquier tentación de cálculo político».

Durante toda la semana pasada, el Gobierno de Boris Johnson había mencionado la posibilidad de invocar el artículo 16 del Protocolo Irlandés que significa en los hechos que esta reglamentación dejaría de ser aplicada unilateralmente. Bruselas ha preparado para este caso una serie de represalias que podrían llegar hasta la suspensión total del acuerdo comercial firmado después de la salida del Reino Unido de la UE, lo que representaría ir a la situación que tanto se temió durante las negociaciones y entrar en un escenario de una ruptura sin ningún acuerdo, con el colapso total de la frontera entre la UE y el Reino Unido. Frost no ha negado que esa opción sigue sobre la mesa, pero ha instado a los europeos a «mantener la calma» al menos una semana más.

%d bloggers like this: