fbpx

Q’Hubo News

Connecting you

Los talibanes se niegan a cooperar en terrorismo con EE.UU.

Una delegación de EE.UU. y representantes de los talibanes, que controlan Afganistán desde mediados de agosto, se reúne este fin de semana en Doha (Catar), en el primer encuentro de alto nivel entre ambos desde la retirada caótica y trágica de las tropas estadounidenses.

Estadounidenses y talibanes acuden a la reunión -en el mismo escenario donde se fraguó el acuerdo entre los insurgentes y el Gobierno de Donald Trump que precipitó el repliegue estadounidense- con agendas muy diferentes.

Aquel acuerdo exigía a los talibanes que rompieran todos los vínculos con grupos terroristas y evitaran que Afganistán se volviera a convertir en un refugio para quienes planean y lanzan ataques contra EE.UU. y sus aliados.

Uno de los problemas de la salida para EE.UU. es la reducción de su capacidad para controlar a grupos terroristas, que han multiplicado sus actividades en Afganistán desde el repliegue. Los ataques de grupos como Estado Islámico-Jorasán contra afganos chiíes se han avivado en las últimas semanas, como en el atentado reciente contra una mezquita en Kunduz, donde este viernes murieron al menos 46 personas.

El control de los terroristas es una de las prioridades para EE.UU., pero los talibanes no quieren cooperar en este ámbito con Washington. «Somos capaces de contener a Daesh por nosotros mismos», aseguró a la agencia AP Suhail Shaheen, portavoz de los talibanes. Los nuevos regidores de Afganistán no quieren ni ayuda antiterrorista de EE.UU. ni que su ejército ejecute operación ‘over the horizon’ (‘más allá del horizonte’), es decir, conducidas sin la necesidad de tener tropas en el terreno. La capacidad del ejército de EE.UU. de llevar a cabo estas operaciones fue puesta en cuestión en los últimos días de la evacuación de Kabul, donde atacó con dron a un supuesto objetivo terrorista equivocado, y el ataque acabó con diez civiles muertos, entre ellos siete menores.

Agilizar las salidas
La reunión supone «una nueva página» en las relaciones entre ambos países, según el ministro de Exteriores interino de los talibanes, Amir Khan Muttaqi. La Administración Biden, sin embargo, insiste en que el encuentro no supone un reconocimiento del régimen talibán.

Los estadounidenses buscan que la reunión sirva para agilizar la salida del país de afganos,

estadounidenses y otros extranjeros -muy debilitada desde su retirada-, así como para presionar a los talibanes para que respeten los derechos de mujeres y niñas y formen un Gobierno inclusivo.

Los talibanes, por su parte, están centrados en conseguir ayuda humanitaria -su gran prioridad-, el desbloqueo de sus reservas por parte de EE.UU. y la donación de vacunas contra el Covid-19. Tras la reunión con la delegación estadounidense, también habrá encuentro con representantes de la Unión Europea.

%d bloggers like this: