fbpx

Q’Hubo News

Building bridges-Spreading News

Maduro expulsa a los observadores de la Unión Europea

Los representantes de la Misión de Observadores Electorales de la Unión Europea (Moeue) fueron expulsados por el Gobierno de Nicolás Maduro antes de concluir su tarea prevista previamente en su cronograma hasta el 13 de diciembre, informó Bloomberg. La agencia norteamericana señaló que un grupo de analistas de la UE y un puñado de miembros del personal viajarán este fin de semana a Europa después que el venezolano Ministerio de Relaciones Exteriores «se negara a extender sus visas, según una fuente con conocimiento directo de la situación».

«Recibieron una orden de salida del país del Ministerio de Relaciones Exteriores y del Consejo Nacional Electoral», dijo la fuente. «Ni el ministerio ni el consejo electoral respondieron a los mensajes en busca de más información», añadió la agencia.

Los observadores europeos no venían a Venezuela desde hace 15 años cuando el fallecido Hugo Chávez prohibió que los veedores internacionales calificados vinieran al país para evaluar la manipulación del sistema electoral nacional en los comicios.

Esta vez un grupo de 130 representantes de la UE fue invitado por Maduro para que certificara las elecciones regionales del pasado 21 de noviembre que a todas luces resultaron ser una farsa en la que el régimen ganó 19 de las 23 gobernaciones del país, siendo el régimen una minoría, con una abstención del 58% y un descontento del 70%.

El grueso de la Moeue, liderado por la eurodiputada Isabel Santos, regresó a Europa tras finalizar los comicios regionales pero se quedó otro grupo que estaba en el interior del país que comenzó en Caracas desde el 1° de diciembre a hacer un balance de lo que habían supervisado los observadores y hacer un seguimiento en la Venezuela profunda, incluyendo la controversia electoral de Barinas, el estado dominado por el clan chavista.

Antes de volver a la UE Isabel Santos presentó un informe preliminar demoledor sobre la falta de garantías electorales, transparencia, libertad, separación de poderes de los resultados electorales, lo que le mereció que Maduro los calificara de «espías» e «infiltrados».

El caso Barinas
Los observadores se han tragado los insultos de Maduro pero el Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, resaltó que los observadores europeos no son «ni espías ni policías electorales», como asegura Nicolás Maduro. «Enviar esta misión fue una decisión controvertida, sin embargo, estoy convencido de que contribuirá a encontrar una solución a la crisis venezolana a través del diálogo político», dijo Borrell por Twitter.

La guinda de la supervisión electoral fue el caso de Barinas, un estado en el centro del país considerado como el feudo del clan chavista por ser la tierra donde nació Hugo Chávez y sus hermanos controlaron ese estado como si fuera su feudo durante los últimos 22 años. El hermano perdió las pasadas elecciones y Maduro ordenó repetirlas.

%d bloggers like this: