fbpx

Q’Hubo News

Connecting you

Ola de renuncias en Argentina tras las dimisiones en los Ministerios, ahora llegan las de la Justicia

El despacho del presidente Alberto Fernández acumula en estos tiempos una importante cantidad de renuncias. Semanas atrás, luego de la aplastante derrota en las urnas del partido que gobierna Argentina en las primarias de la Legislatura, una sucesión de dimisiones en varios Ministerios -de Interior, Justicia, Ciencia, Tecnología e Innovación y de Cultura y de Ambiente- evidenció un ruptura latente en el kirchnerismo, que se vio acentuada por el resultado electoral.

Un segundo frente de disconformidad con algunos gestos del presidente andino se puso sobre la mesa cuando una de las juezas más renombradas del panorama local también hizo pública su decisión de dejar su puesto, tras más de una década de servir a la Corte Suprema de Justicia andina. A partir del próximo 1 de noviembre ya no continuará en su cargo. Se trata nada menos que de Elena Highton de Nolasco, la única figura femenina que integraba el organismo y, además, llevaba nada menos que 17 años en su puesto. «Tengo el agrado de dirigirme al Señor Presidente de la República con el objeto de presentar mi renuncia al cargo de Jueza de la Corte Suprema de Justicia de la Nación», expresó la magistrada en una carta que tomó estado público esta semana y de la cual se hicieron eco todos los medios de comunicación locales.

La decisión impactó en el ánimo de los argentinos, que ven cómo la figura del Ejecutivo pierde peso, tanto en el ámbito de su propio gabinete como en el de la Justicia. Especialmente, dado que la determinación de Highton de Nolasco tiene un claro trasfondo político y está vinculada a los recientes cambios en la conformación del Tribunal de Justicia. La dimisión llegó tras la elección de Horacio Rosatti -quien había sido propuesto por el expresidente Mauricio Macri- como nuevo presidente de la Corte.

La reestructuración del organismo supremo del Poder Judicial tendrá un impacto directo sobre el futuro próximo tanto de la actual vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner como de algunas de las figuras de su entorno, ya que pesan sobre ella varias causas judiciales (tres, en concreto) y la decisión final está a cargo de la Corte Suprema de Justicia.

Dos décadas de carrera
Highton de Nolasco se estrenó como integrante de la Corte Suprema de Justicia Argentina en el año 2004. Su figura había sido propuesta por el expresidente Néstor Kirchner. En ese momento, la magistrada sucedió en el cargo a Eduardo Moliné O’Connor. Su ascenso fue meteórico, a tal punto que solo un año más tarde se convirtió en vicepresidenta del tribunal y se mantuvo allí durante 16 años.

La afamada jueza ha tenido varios logros a lo largo de sus casi dos décadas de carrera dentro de la Corte Suprema argentina. Uno de ellos ha sido la fundación de la Oficina de Violencia Doméstica, que simplificó la vía judicial para las mujeres víctimas de violencia de género. Sin embargo, otras de sus decisiones fueron altamente criticadas en el país, como la de la reducción de penas a aquellas personas que cometieron delitos de lesa humanidad.

La magistrada, que dejará sus funciones el próximo mes de noviembre, se encontraba ya en edad de jubilarse, dado que supera los 75 años que la Constitución fija como límite para ejercer sus funciones. Sin embargo, cinco años atrás le había sido otorgado un permiso especial para continuar en su puesto. Ahora será el mismo Fernández quien proponga un reemplazo para la jueza. Las versiones que circulan en las esferas de poder indican que nuevamente se tratará de una mujer.

%d bloggers like this: