fbpx

Francia, país occidental preferido por la yihad para atentar

Según la Fondation pour L’innovation Politique (Fondapol), Francia es el primer blanco occidental del yihadismo terrorista y la nación que ha sufrido más atentados desde hace varias décadas. Entre 1979 y 2021, Francia sufrió 82 atentados islamistas, una media de dos atentados por año, cobrándose un total de 330 muertes. La tendencia se agravó a partir de 2012, cuando diversos grupúsculos, bandas criminales y «lobos solitarios» cometieron 55 atentados. París, su periferia, su «banlieue» (suburbios) y su región, Isla de Francia, sufrieron el 70% de las sucesivas y ensangrentadas «olas» terroristas.

Según Fondapol, Francia sufrió entre 1979 y 2021 el 90% de los atentados terroristas cometidos en Europa. El 49% de las víctimas europeas fueron francesas. 1979 está considerado históricamente como el año «bisagra» del crecimiento ensangrentado de la amenaza terrorista islámica, en Francia, Europa y el resto del mundo. Hasta entonces, el terrorismo tuvo otras «motivaciones», «revolucionarias» (comunistas), nacionalistas y separatistas. Tras la revolución islámica iraní (1979), liderada por el ayatolá Ruhollah Jomeini, el yihadismo subversivo comenzó a convertirse en una amenaza global, cuyo primer aldabonazo fue el magnidicio del 11-S contra las Torres Gemelas de Nueva York.

Francia se convirtió por las mismas fechas en el primer blanco europeo, occidental, de sucesivos grupúsculos, bandas y ‘familias’ yihadistas, que culminaron con la sucesión de atentados del 2015 (Charlie Hebdo, Bataclan), 2016 (Niza) y 2020 (Niza y periferia de París).

Países árabes
Desde hace veinte años, los países musulmanes fueron las primeras víctimas del 90% de los atentados islamistas cometidos en el mundo. Afganistán, Irak, Somalia, Nigeria, Pakistán, Siria, Argelia, Yemen, Egipto y las Filipinas son los países más afectados por la gangrena terrorista.

Un portavoz de Fondapol comenta a ABC este proceso de este modo: «Cinco o seis millones de franceses son musulmanes y están muy divididos entre ellos. La propaganda islamista alimenta la vocación de muchos ‘lobos solitarios’. Por otra parte, las intervenciones militares de Francia en Siria, Oriente Medio y Sahel atizan la hostilidad yihadista».

Leave a Reply

%d bloggers like this: